Origen, propiedades y beneficios de la sandía

La sandía: origen, beneficios y propiedades

Cuando hablamos de la sandía es inevitable pensar en el verano y es que estamos ante fruta representativa de esta época del año y que supone una importante fuente de hidratación, debido que más del 90% de la sandía es agua. Hablando sobre todo tipo de singularidades relacionadas con la sandía veamos un poco más a fondo las particularidades de este maravilloso fruto de gran tamaño y que cuyo peso puede superar los 15 kg en muchas ocasiones.

origen de la sandia

¿Cúal es el origen de la sandía?

El origen no está determinado con precisión pero se cree que esta refrescante fruta tiene su momento en la época de los egipcios, por lo que podemos dictaminar que apareció en el Norte de África y, posteriormente, se extendió por los países mediterráneos para llegar luego al resto del mundo.

La sandía en Asia es un símbolo de buena suerte y la gente suele regalarsela en año nuevo, esto es así por una tradición en Vietnam que trata sobre un sexto hijo de un rey llamado Antien y este en un ataque de desobediencia a su padre fue enviado a una isla desierta.

El príncipe tuvo que recurrir a cazar y pescar para poder sobrevivir hasta que un día cavando encontró en la tierra una fruta del tamaño de una pelota, se propuso sacarla y al cortarla para ver que había en su interior se encontró con unos tonos rojizos muy apetecibles de comer pero por miedo a que fuera venenosa, no se atrevió a probarla.

Al llegar la estación seca, el pozo se iba vaciando y las plantas de las que se alimentaba cada vez escaseaban más por lo que no tuvo más remedio que probar la fruta redonda, Antien la encontró tan deliciosa y tan saciante para su extrema sed que cogió las pepitas que tenía dentro y las plantó alrededor de su choza, con la esperanza de que estas acabaran germinando y terminar así con sus problemas de hambre y sed. Al poco tiempo la isla estaba llena de sandías.

Un día Antien lanzó una de las sandías al mar con su nombre escrito en la piel, esta fue encontrada por pescadores que al ver semejante fruto y probarlo, quisieron saber de donde provenía esa maravilloso fruto y decidieron buscar la isla de donde vino, en poco tiempo esta isla desierta se convirtió en un mercado lleno de gentes con barcos que iban y venían buscando prosperidad y riqueza.

El rey padre de Antien viendo que su hijo era un ejemplo de supervivencia y superación, decide llamarlo a la corte y al poco tiempo es nombrado nuevo regente, desde ese momento la Asia cobra una vital importancia en la cultura de Asia.

¿Es la sandía una fruta o una verdura?

Durante muchos años se ha debatido si la sandía es una fruta o una verdura. Veamos los argumentos que aparecen a continuación para cada uno de las posturas.

Argumentación de que por qué la sandía es una fruta: Como el pimiento, el tomate y la calabaza. Es el fruto de una planta originaria de una vid del sur de África. Considerada como un tipo de melón (aunque no del género Cucumis), la sandía tiene una corteza exterior lisa y una pulpa interior jugosa y dulce.

Argumentación de que por qué la sandía es un vegetal: La sandía es un miembro de la familia de las cucurbitáceas (calabazas clasificadas como Citrullus lantus) relacionadas con el pepino, la calabaza y la calabaza. Se siembra a partir de semillas o plántulas, se cosecha y luego se desbroza del campo como otras hortalizas.

Según el diccionario de Webster, un vegetal es cualquier cosa hecha u obtenida a partir de plantas. Dado que la sandía se cultiva como cultivo hortícola con sistemas de producción vegetal, la sandía se considera vegetal

La sandía es popularmente utilizada como fruta, para ser un dulce potenciador  y como postre sano para comidas diarias. Al igual que otras frutas, es comúnmente cortado en cubos, en trozos, rebanadas y disfrutada cuando se come fría, recién sacada de la nevera.

En lugares como China, la corteza exterior de la sandía se utiliza como verdura, preparándose frita, estofada y a menudo encurtida. La corteza de sandía encurtida también está muy extendida en Rusia, por no hablar del sur de los Estados Unidos.

Alrededor de 120 géneros y 735 especies de Cucurbitáceas existen en todo el mundo, con 18 géneros y 76 especies nativas del sur de África. La sandía puede considerarse una fruta o una verdura, sólo depende de cómo lo mires, lo importante es saber que es un alimento versátil, saludable y que está disponible todo el año.

¿Cuantas calorías tiene la sandía?

Ya sabemos que la sandía es un alimento muy refrescante, hidratante y saciante ideal para épocas de verano donde necesitamos un aporte extra de líquidos, ademas de estas maravillosas propiedades, muchas personas tienen a veces miedo que abusar de la fruta y se preguntan… ¿Cuantas calorías tiene la sandía? Pues bien una de la virtudes precisamente de este fruto es que tiene un bajo valor calórico comparado con otras frutas, sobre unas 30 calorías por cada 100 gramos además de un gran porcentaje de agua (más del 90%) en su composición.

Pero la sandía no es sólo agua ya que tiene una cantidad de nutrientes, como la vitamina A, el antioxidante licopeno, vitaminas del grupo B, esenciales para el grupo nervioso y también petacarotenos que la dotan de ese color tan apetecible y característico.

Gracias a que la sandía es baja en calorías y alto contenido en agua, es ideal para dietas de adelgazamiento y muy popular entre las operaciones bikini por lo que si estás pensando quitarte algún kilo de más o simplemente tienes deficiencia de alguna vitamina antes mencionada, este fruto es tu solución. Sus propiedades saciantes son uno de los motivos principales por los que muchos recurren a ellas cuando quieren bajar de peso.

Valor nutricional y composición de la sandía por cada 100 gramos

*CDR= Cantidad diaria recomendada

  • Energía 30 Kcal 1.5% CDR
  • Carbohidratos 7,6 gramos 6% CDR
  • Proteínas 0,6 gramos 1% CDR
  • Grasas 0,15 gramos 0,5% CDR
  • Colesterol 0 gramos
  • Fibra alimentaria 0,4 gramos 1% CDR

Vitaminas

  • Folato 3 µg 1% CDR
  • Niacina 0.178 mg 1% CDR
  • Ácido Pantoténico 0,221 mg 4,5% CDR
  • Piridoxina 0,045 mg 3,5% CDR
  • Tiamina 0,0333 mg 3% CDR
  • Vitamina A 569 IU 19% CDR
  • Vitamina C 8,1 mg 13,5% CDR
  • Vitamina E 0,05 mg 0,5% CDR
  • Vitamina B6

Electrolitos

  • Sodio 1 mg 0% CDR
  • Potasio 112 mg 2,5% CDR

Minerales

  • Calcio 7 mg 0,7% CDR
  • Cobre 42 µg 4,5% CDR
  • Hierro 0,24 mg 3% CDR
  • Magnesio 10 mg 2,5 CDR
  • Manganeso 0,038 mg 1,5% CDR
  • Zinc 0,10 1% CDR

Descripción botánica

Esta especie se adscribre según los autores a tres géneros distintos, aunque todos ellos pertenecientes a una misma familia. Algunos autores la consideran como Citrullus vulgaris, otros como Cucumis citrullus y hay también quién la clasifica como Cucurbita citrullus.

Se trata de una planta herbácea, anual, con tallos de algunos metros de longitud , aunque rastreros. Presenta hojas palmeadas y flores con sexos separados, aunque dispuestas sobre un mismo individuo. Aparecen primero las masculinas, que son también las más numerosas, y la fecundación de las femeninas tiene lugar por mediación de las abejas. El fruto, que botánicamente se define como un pepónide, es bastante variable en color, forma y tamaño. Existen variedades de color verde claro manchado a verde oscuro y uniforme y brillante; puede ser esférico u ovoide, mas o menos alargado y de tamaño pequeño, medio o grande (desde un mínimo de 2 kgs a un máximo de 20 kg e incluso más). La pulpa, de un bello color rojo intenso al llegar a la completa maduración, es crujiente y azucarada, y en su seno encierra numerosísimas y fastidiosas pepitas negras y brillantes.

Otra de los aspectos reseñables de la sandía está en la posibilidad de disfrutar de esta fruta durante cualquier época del año, algo que es posible gracias a que se cultiva en invernaderos, sin embargo, son muchos que únicamente la consumen en verano y ello no solamente se debe a que estamos ante un producto muy refrescante sino también hay que decir que estamos ante una fruta que no desarrollará más sabor una vez que es cosechada.

En la actualidad estamos ante una de las frutas más consumidas a nivel mundial y se espera que esta tendencia continúe aumentando si consideramos las novedades que presenta este sector y una de las más significativas es la creación de sandías sin pepitas, una novedad que nos ofrece una mayor comodidad y facilidad a la hora de disfrutar de esta fruta.

¿Qué contiene la sandía?

Tal y como hemos apuntado en el párrafo anterior, el principal componente de la sandía es el agua y es que más del 90% de esta fruta es agua. Además de ello hay que destacar que cuenta con la importante presencia de vitaminas como la A o la C así como una amplia variedad de minerales que no pueden faltar en nuestra dieta diaria, como por ejemplo potasio, hierro o fósforo.

que contiene la sandía

Considerando estos componentes y propiedades no nos debe extrañar que estemos ante un alimento muy beneficioso para nuestro organismo, siendo un ejemplo que no debe faltar en nuestra dieta veraniega, de hecho estamos ante una de las piezas de fruta más saludables y cotidianas que encontramos en la tradicional dieta mediterránea, una de las más conocidas, saludables y variadas a nivel mundial.

¿En que me beneficia consumirla?

Mucho se habla de los beneficios que obtendremos si consumimos sandía, por ello a continuación es momento de conocer detalladamente esta amplia lista de ventajas.

Empezamos este listado hablando de la prevención de enfermedades cardiovasculares como una de las razones por las cuales se recomienda el consumo de sandía. Para entender esta relación hay que considerar que la sandía es rica en citrulina, aminoácido que nos ayudará a reducir la tensión arterial. Otro beneficio que encontramos en este componente es que cuenta con efectos antioxidantes y vasodilatadores, por lo que estamos ante una interesante y fácil manera de prevenir cualquier enfermedad relacionada con el corazón. Otro de los componentes de la sandía que nos ayudará a la hora de evitar enfermedades cardiovasculares es el licopeno, característico en otros frutos como el tomate, pigmento natural que es el causante de proporcional el color a la sandía y que, además, dispone de una serie de propiedades terapéuticas que debemos tener muy en cuenta.

Continuamos con este listado de beneficios que obtendremos mediante el consumo de sandía y es momento de hacer referencia a la disminución de la inflamación como otra interesante ventaja que tenemos a nuestra disposición, siendo una patología muy extendida en la actualidad y que puede llegar a afectar de forma crónica. Considerando este detalle no es extraño que sean muchas las personas que buscan todo tipo de soluciones y una de ellas nos llega de la mano del consumo de la sandía. Para entender esta relación debemos nombrar nuevamente el licopeno, que cuenta con propiedades antiinflamatorias que nos serán de gran ayuda para combatir con esta patología.

beneficios sandia

No podemos finalizar este artículo sin hablar de las propiedades de la sandía ante la lucha contra el cáncer. Para entender la relación existente entre el consumo de esta fruta y el cáncer hay que hacer, nuevamente, referencia al licopeno y es que una de sus principales funciones es la de reducir el estrés oxidativo causado por los radicales libres, siendo esta una de las principales causas por la cual aparece esta terrible enfermedad. Gracias a ello, el consumo de sandía no solamente nos previene de diferentes variedades de cáncer puesto que también hay que destacar que tiene la capacidad de retardar el crecimiento de los tumores.

Usos y conservación

Las sandías se comen fundamentalmente como fruta fresca, cortadas en grandes tajadas. No obstante, si se saben cortar de forma adecuada, ya sea longitudinalmente o transversalmente, y se vacía con cuidado la pulpa, pueden lograrse algunas preparaciones con un gran acabado estético: en forma de cestillo, cuenco, copa, et.

Un ejemplo sería cortar la sandia en un casquete bastante grande y se prepara con un utensilio adecuado diversas bolas de pulpa; el resto de la pulpa se cortaría con un cuchillo hasta vaciarla por completo. Se obtienen también bolas a partir de la pulpa de un melón y se corta una serie de tacos de piña tropical. Juntamos las diversas pulpas, se ponen a macerar en azúcar y kirsch y posteriormente se meten en el frigorífico. La macedonia se dispone en la piel vacia y se pone un recipiente adecuado, el en que se habrá colocado hielo triturado en abundancia.

Debido a su elevado contenido en agua y el escaso residuo sólido, se conceden a la sandia propiedades diuréticas. Si se colocan sobre la cara trozos de pulpa de la sandia y se repite la operación cada vez que el jugo se ha secado, se obtiene una eficaz acción refrescante, que además sirve también para dar colorido al rostro.

En cuanto a la conservación la sandía se puede conservar en el frigorífico, una vez cortada la sandía, es recomendable recubrir el corte con un poco de papel de aluminio.

¿Qué partes de la sandía puedo comer?

n la mayoría de las frutas que nos encontramos habitualmente desechamos una parte importante de su peso porque no se suele consumir pero… ¿sabías que puedes aprovechar toda la sandía para tu consumo? Si señor, puedes comerte la sandía desde la corteza hasta hasta la más pequeña semilla.

La pulpa: fuente de nutrientes y sabor

Ya sabemos que la sandía tiene un sabor dulce y es un placer consumirla, si encima a esto nos acompañan un montón de beneficios al consumirla ¿pues mucho mejor no? No tiene colesterol, ni grasa y es baja en sodio. Sus propiedades antioxidantes y cicatrizantes están mas que demostradas y es una fuente rica de vitamina C. No es la primera y última vez que vamos a hablar de sus propiedades, por si fuera esto poco es baja en calorías y su alto contenido en agua y fibra es ideal para una dieta o controlar tu peso. Para comerla ya sabes que tienes mil formas y te las iremos contando poco a poco en nuestro blog.

Las semillas: un delicioso snack

Si eres de los que te libras de las semillas de la sandía estás cometiendo un grave error ya que estas son una gran fuente de grasas “de las buenas” vitaminas, proteínas y fitonutrientes. No te preocupes que te vamos a contar como prepararlas y por qué hacerlo, pero quédate con el aviso que te hemos lanzado ¡No las tires a la basura!

La corteza: el gran aliado de tu corazón

Seguramente nos hemos encontrado muchas veces diferentes maneras de aprovechar la cáscara de la sandía sobre todo cuando se trata de preparar fuentes de bebida o ensaladas, pero siempre desde la perspectiva de adorno. Pero que sepas que la corteza de la sandía se puede comer y tiene en su composición gran cantidad de citrulina, muy beneficiosa para el corazón y el riego sanguíneo. Este aminoácido ayuda a tener altos los niveles de arginina en la sangre, lo que a su vez ayuda a mantener el flujo sanguíneo, los vasos sanguíneos sanos y la salud cardíaca. No hace falta que te comas la corteza de la sandía a bocados, puedes utilizarla como condimento, rallarla en ensaladas o incluso en batidos y zumos.

cáscara de sandía

¿Qué tiene de diferente la sandía amarilla?

A diferencia de la sandía de carne de color rosa que conocemos comúnmente, la sandía amarilla, como su nombre indica, tiene carne amarilla. La sandía amarilla es habitualmente de un sabor más dulce como tirando a miel que las sandías tradicionales. Hay creencias que su origen está en Sudáfrica.

¿Contiene la sandía azúcar?

La sandía proporciona un número de nutrientes esenciales, incluyendo las vitaminas a y c, pero comer sandía puede causar un aumento en los niveles de azúcar en la sangre, por lo que los diabéticos necesitan tener precaución con su consumo.

¿Cuál es el mejor momento para comer sandía?

Cualquier momento es ideal para comer sandía, simplemente cuando tengas hambre, en el desayuno o antes de hacer deporte. Puede ser una buena alternativa a un almuerzo o incluso comer sandía antes de acostarte. Eso sí si padeces de diabetes deberías de asegurarte de controlar los carbohidratos que estás consumiendo en todo momento.

¿Qué pasa si se come demasiado sandía?

Comer mucha sandía en términos genéricos no conlleva riesgos serios para la salud. Las complicaciones llegan sobre todo cuando introducimos en nuestro cuerpo niveles altos de algunas vitaminas que sí que nos pueden causar algún que otro problema.

El exceso de vitamina c en nuestro organismo puede causarnos problemas de diarrea o dolor intestinal, esto puede ser debido también a un exceso de consumo de licopeno. Muchas veces este tipo de digamos “intoxicaciones” están debidas a que acudimos a los suplementos y no es culpa del consumo de la sandía en sí.

Con el potasio también tenemos que tener cuidado ya que un nivel de potasio en la sangre puede provocarnos los que se denomina hipercaliemia y aumentar nuestro ritmo cardíaco a niveles preocupantes. Pero si haces un consumo responsable y tus revisiones médicas periódicas, puedes comer sandía tranquilamente y sin ningún temor.

Otras frutas y verduras que te pueden interesar…

Sandiapedia