▷¿Cómo saber si la sandía está madura? | Consejos para escogerla

¿Cómo saber si la sandía está madura? Consejos para escogerla

Pocos placeres en la vida son tan grandes como comer una sandía madura, crujiente y jugosa. Disfrutar de una sandía voluminosa, cargada de sabor de las que nos refrescan en un día caluroso es sencillamente una experiencia inolvidable.

Pero aprovechar al máximo de todos los beneficios tiene sus particularidades, no se trata de escoger la primera que veas en el mercado o en la venta ambulante.

Para tener en tus manos una sandía adecuada que además de refrescarte y calmar tu sed, te provea de las vitaminas y minerales esenciales, debes saber seleccionarla.

como elegir una sandia

¿Cómo escoger una sandía y ver si está madura?

Hay vías que no fallan al momento de escogerla y en este artículo te hablaremos de las más utilizadas.

Uniforme y compacta

Obviamente, con sólo verla no podrás tener la certeza de su madurez. Es bastante grande y por lo tanto en ella contiene una gran cantidad de fruta, lo que implica que estarías arriesgándote a perder una inversión.

Además, la piel verde y gruesa no permite ver dentro de ella. Pero no te preocupes. Hay forma de saber si está madura y lista para disfrutar.

Lo primero que debes hacer es encontrar una sandía que presente un perfil uniforme.

Elige una sandía compacta, proporcionada y sin golpes, cortes o aplastamientos.

Esto es importante porque si observas alguna protuberancia en la sandía, es la indicación de que absorbió cantidades desiguales de sol y agua durante su desarrollo. De ser así, esa sandía estará reseca y frágil.

De modo que si la sandía tiene alguna rotura, golpe, grieta, o malformaciones, no es una sandía apta para consumir.

El peso

La sandía puede ser pequeña o bastante grande, pero es importante que la levantes, porque si está muy pesada, es un signo de que está repleta de agua y bien madura.

Otra prueba necesaria que debes realizar es comparar el peso de la sandía que tomaste con otra cercana. Indudablemente la que tenga mayor peso es la que estará más madura.

Cómo saber si una SANDÍA está en su punto

03-07-2017 No hay nada mejor que un gran trozo de sandía cuando el termómetro eleva su temperatura y queremos comer algo liviano y fresco. Por su alto contenido de agua, la sandía es la...

Una mancha reveladora

Puede parecer extraño que para conocer el estado de madurez de una sandía tengas que buscar una mancha, pero es una señal infalible.

Y es que la parte inferior de la sandía debe presentar una mancha de color amarillo cremoso, que es denominada “mancha de suelo”.

Se trata de la zona de la fruta que descansó sobre la tierra y se maduró con la luz solar. ¿Otro secreto? Cuanto más oscura sea esa mancha, indicará una mayor madurez.

Y atención a este detalle: cuando la mancha es de una tonalidad blanquecina o casi no puede verse, es bastante posible que hayan cosechado la sandía antes de tiempo y no logrará la madurez.

Así que no olvides: una sandía madura debe tener una mancha amarilla y oscura o hasta amarilla anaranjada, pero nunca blanca.

De acuerdo con los expertos, las manchas también muestran que las abejas tuvieron un  contacto prolongado con el ovario frutal durante la polinización. Y esa es una buena señal porque a mayor polinización más dulzura habrá en la sandía.

como saber si la sandia esta madura

El color y el brillo

Otro aspecto que debes revisar en la sandía es su color. Si presenta un color verde oscuro, estará madura y lista para el disfrute.

Pero también debes revisar el brillo que tenga la cáscara. Si notas que más que brillante está opaca, la sandía estará madura. Pero si hay mucho brillo, es muy posible que no esté lista.

Golpe de nudillos

No estamos hablando de darle puñetazos a la sandía para comprobar si está madura.Es emplear una técnica interesante que permite conocer si ya está en su punto.

A la sandía debes darle un pequeño pero firme golpe con los nudillos y prestar mucha atención al sonido que causa.

Si el sonido es compacto y alto, la sandía está madura. Si lo que escuchas es un sonido hueco es mejor señal porque te dirá que está rebosante de agua y en el punto justo para consumirla.

Pero si percibes un sonido leve o penetrante, será la indicación de que la fruta todavía no ha llegado a la madurez apropiada.

Revisa el tallo

Otra señal que te indica que la sandía que has escogido está madura es revisar el tallo. Cuando es tallo se observa seco es la muestra de que la sandía ha llegado a la madurez apropiada.

Cuando observas un tallo verde y todavía fresco, esa será la indicación de que la sandía aún no ha llegado al punto de consumo.

Cuando está precortada

Hasta ahora te hemos hablado de todas las señales que debes observar cuando vas a seleccionar una sandía completa en el supermercado o la frutería, pero, ¿cómo saber si el trozo precortado que escoges está en el punto óptimo?

Cuando vas a adquirir una sandía precortada, hay signos importantes que debes buscar. En primer lugar selecciona pedazos que tengan una pulpa roja y brillante con semillas marrones o negras.

Nunca debes optar por fragmentos que presenten manchas blancas y un gran número de semillas blancas. Tampoco prefieras una sandía que tenga pulpa  reseca, de aspecto harinoso o que esté apartada de las semillas.

Cómo guardarla

Una vez que has seleccionado la sandía correcta gracias a todos los trucos que te hemos informado, llega la hora de almacenarla de la manera adecuada.

Es bueno que sepas que es posible guardar una sandía entera y sin cortar en el refrigerador incluso una semana antes de comerla, siempre que la manipules con mucho cuidado para evitar contusiones.

Un detalle primordial: no debes almacenar una sandía a menos de 4 °C (40 °F) porque el frío extremo la estropeará, pero si decidiste comprar tu sandía antes de la maduración también hay un consejo para que alcance su punto de consumo.

Sencillamente debes mantenerla a temperatura ambiente por dos días y lograrás que madure ligeramente sin pasar de cierto nivel. Y cuando finalmente ha llegado el momento de disfrutarla, también te aconsejamos que la labor de cortarla la hagas con sumo cuidado, sobre una tabla, desplazando el cuchillo hacia la parte inferior y sacando trozos de fruta en forma de discos.

¡Y buen provecho!

Sandía