Sandías sin semillas ¿son naturales o manipuladas genéticamente?

Sandías sin semillas ¿son naturales o manipuladas genéticamente?

Todo en la vida evoluciona y cada día lo vemos en cualquier ámbito, los teléfonos móviles incorporan tecnologías a la velocidad de la luz o la televisión de casa en 5 años parece que se queda obsoleta, con la forma de consumir cierto tipo de productos también se puede hablar de una evolución hacia lo práctico y más cómodo, la sandía no es una excepción y os vamos a contar por qué.

Igual que vimos hace unos días la peculiaridad de las sandías cuadradas, últimamente hemos notado cierta polémica sobre el tema de las sandías sin semillas o pepitas, su origen y si estas son por decirlo de alguna manera, manipuladas genéticamente para que esto ocurra, pero no nos equivoquemos y le colguemos a esta maravillosa fruta este san benito tan a la ligera. Hoy queremos explicarte en este artículo porque esto no es cierto y recuperar la dignidad de la sandía sin pepitas 🙂

Sandías sin semillas: la verdad sobre ellas

Como hemos dicho lineas atrás las sandías sin semillas no se modifican genéticamente sino que son sandías podríamos decir híbridas que se han cultivado en Japón y Estados Unidos desde mediados del siglo XX, así que si te encuentras en tu frutería o supermercado con una de frente no tienes que tener ningún miedo al consumirlas, están igual de ricas y además son muy cómodas de comer sobre todo para los más pequeños de la casa.

Para dar una explicación sencilla ante esta variedad de sandía, la solución está en que se cruza el polen masculino de una sandía, que contiene 22 cromosomas por célula, con una flor de sandía femenina con 44 cromosomas por célula. Cuando la fruta sembrada madura resultando un híbrido que es incapaz de producir semillas maduras y que contiene 33 cromosomas. Si buscamos algo similar en el mundo animal lo podemos encontrar en la mula, que nace naturalmente cruzando un caballo con un burro y como vemos este proceso no necesariamente tiene ninguna modificación genética alguna.

No es nada mas que eso, son otra variedad diferente de sandía que tiene una historia más reciente que la sandía digamos tradicional y que poco a poco está cada vez ocupando mucho mayor cuota de mercado que la sandía con semillas. Prácticamente han pasado de tener apenas una cuota de mercado del 15% en el año 2.000 a pasar a más de ser la sandía preferida por más del 80% de los consumidores de la actualidad. Cada vez nos volvemos más prácticos y a todos nos gusta que en mayor o medida las cosas sean más fáciles y sin duda comer una sandía sin semillas es toda una gozada sin tener que estar quitando una a una.

¿Se pueden encontrar aún sandías con semillas en el mercado?

A pesar de que las variedades sin semillas y mini tienen la mayoría de cuota de mercado en prácticamente todos los países aún nos encontramos con nostálgicos que andan buscando la variedad original y cada vez se encuentran con más dificultades para hacerlo, y ojo, no hay ninguna base científica donde se demuestre que una es más dulce o rica que otra, se trata más bien de una cuestión de principios, hay gente fiel en este mundo aún..

Sandiapedia